ACEITES DE COCINA.

Los aceites son excelentes ingredientes para cocinar, pues dan mucho sabor y textura a tus alimentos. Hoy en día, hay una gran variedad de aceites en los supermercados. Estos ingredientes vienen de semillas, vegetales y plantas, y cada uno de ellos tiene un uso especial en la cocina.

Lo mejor de los aceites es que pueden ser saludables, si los aprendes a utilizar con moderación. Estos productos contienen ácidos grasos insaturados que te ayudan a mantener sano tu corazón. Además, tienen un alto contenido de vitamina E, excelente antioxidante para la salud de tu pelo, uñas y piel.

Recuerda que el aceite tiene un alto contenido de grasa: una cucharadita de aceite tiene 45 calorías y 5 gramos de grasa, lo que equivale a una porción de grasa de tu lista de intercambio de los alimentos.

A continuación queremos compartir contigo los tipos de aceites que puedes encontrar en el supermercado, con sus características, contenido de ácidos grasos insaturados y sus mejores usos en la cocina.

Aceite de oliva:

El sabor y el color del aceite de oliva varían según la tierra, el clima y la preferencia del productor.
El sabor es muy característico y fuerte.
Los tipos de aceite - extra virgen, virgen y puro - se refieren a la acidez.
El aceite de oliva puro es el que tiene el sabor más suave.
Este tipo de aceite tiene una cantidad elevada de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados.
El aceite de oliva puede ser usado para la preparación de aderezos de ensaladas; es importante que sepas que este tipo de aceite no es recomendado para cocinar, ya que el calor destruye sus características nutricionales.


Aceite de maíz:

Este tipo de aceite tiene un sabor casi imperceptible, lo que te permite utilizar aceite para casi cualquier preparación en la cocina.

Fritura y otras formas de cocción de alta temperatura.


Aceite de canola:
Tiene un alto contenido de ácidos grasos monoinsaturados, al igual que el aceite de oliva, y su popularidad ha aumentado considerablemente. Es el aceite con menor cantidad de ácidos grasos saturados. Por su sabor neutro, es una excelente opción para la cocina.Fritura y otras formas de cocción de alta temperatura.También tiene un buen efecto en ensaladas.





Aceite de maní: Su capacidad de soportar el calor es muy grande, lo que permite usarlo para freír alimentos a altas temperaturas. Su sabor es fuerte y es utilizado mayormente en la cocina asiática. Debes tener cuidado al utilizar este tipo de aceite si alguien en tu familia tiene alergia al maní. Si lo utilizas para freír, recuerda que la cantidad de aceite que necesitarás será muy alta, lo que aumenta el número de calorías que consumes.



Aceite de sésamo:El sabor del aceite de sésamo es extremadamente fuerte y muy parecido al delicioso sabor de una nuez. Por su sabor tan particular, este tipo de aceite se usa principalmente en recetas asiáticas, pero también puedes utilizarlo para aderezos de ensaladas.
Se puede obtener en dos variedades: 

a. Claro: a base de semillas no tostadas. Tiene un sabor a nuez, y es adecuado para freír.

b. Oscuro: a base de semillas tostadas. Tiene un sabor más fuerte y debe usarse en pequeñas cantidades para dar sabor, no para cocinar.















Aceite de girasol: Este tipo de aceite tiene una cantidad más alta de vitamina E, en comparación con otros aceites vegetales. Es un aceite muy aceptado en la cocina, por su versatilidad y suave sabor.Casi no adiciona sabor. 
"Todo propósito"

No hay comentarios:

Publicar un comentario