COCINAR CON AMOR TRAE LA CURA..













Todos nosotros tenemos energía de sanación y cura disponibles. Somos los canales de los que el Espíritu se sirve para traer esa energía tan necesaria a la manifestación, y uno de los elementos que más se cargan con la misma son los alimentos que preparamos. Por eso, grandes seres como Gandhi, cuando viajaban llevaban su arroz y lo necesario para cocinar, sin comer lo preparaban en los restaurantes. Por la misma razón, entre los esenios, la preparación de la comida de todos era dejada en manos de los más avanzados espiritualmente, para que la comida sanara y fuera vehículo de evolución y, en los monasterios zen, igualmente los monjes que cocinaban eran los ancianos más sabios. El papel del alimento en nuestra vida espiritual, ya sea consumiéndolo como preparándolo, es irrefutable.
Esto puede servirnos para comenzar a tomar consciencia de la importancia de cocinar entregados a nuestra Divinidad, ya sea para nosotros, nuestras familias y si nos atrevemos, para alguna persona que sepamos enferma y a la cual podamos acercarle un pan de cura pues al pan al amasarlo con nuestras manos (no con artefactos mecánicos) podemos entregar, cargarlo con sanación y amor.
Recuerden cómo, en los experimentos de Masaru Emoto, el arroz al que se enviaba amor, permanecía muchos días sin descomponerse, mientras el arroz al que se sometía a insultos y mala vibración se ponía negro a las pocas horas.
Esa es la toma de consciencia mayor en nuestra cocina, primero no comprar comida preparada comercialmente, segundo tomar consciencia que cuanto pensemos y sintamos mientras cocinamos, se transmite al alimento haciéndolo sanador y sustancioso o todo un veneno emocional, tercero, poder llegar a ser vehículos de cura a través de todo lo que pasa por nuestras manos sosteniendo pensamientos amorosos acompañados de un corazón abierto y conectados a LO QUE SOMOS eso significa ESTAR ATENTOS Y PRESENTES más aún cuando manipulamos alimentos no poniendo la cabeza en la olla como dicen los monjes zen en El manual para un cocinero Zen queriendo decir que los contenidos problemáticos de la mente tienen que quedar fuera cuando cocinamos.
Así, más que la calidad del alimento que cocinamos, en ésta ocasión estamos teniendo en cuenta que cualquier alimento, cocinado en amor y pureza de intención, puede sanar, elevar y ayudar a la evolución de quien lo come¦ y por Ley de Atracción

LAS BENDICIONES VUELVEN MULTIPLICADAS EN SANACIÓN A QUIEN COCINA.



Gracias por leer, comentar y compartir las notas.

Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha

1 comentario:

  1. LAS BENDICIONES VUELVEN MULTIPLICADAS EN SANACIÓN A QUIEN COCINA.

    ResponderEliminar