TRUCOS DEL CHEF..



Pan duro o descongelado


Para rescatar un alimento tan socorrido como el pan, tienes que humedecerlo -que no mojarlo- con unas gotas de agua y esparcirlas bien por toda la barra. Precalienta el horno a 180º durante 10 minutos y cuando esté caliente, reduce la temperatura a 120º. Mete el pan en el horno, en la bandeja central, durante unos 10 ó 15 minutos y échale un vistazo de vez en cuando para que no se queme. Transcurrido el tiempo, debes darle la vuelta y esperar durante otros 10 minutos. Si el pan es troceado antes de introducirlo en el horno, se hará mejor por el centro y lo tendremos listo antes.


Las galletas que se nos han vuelto blandas, correosas y que están al borde de la muerte, también pueden ser revividas en el horno. Basta con que las pongas cinco minutos a 180º C y volverán a la vida, aunque por poco tiempo, ya que su frescura no durará mucho, por lo que recomendamos que se haga cuando se vayan a ser consumidas.

 Lechuga


Es muy común que cuando tenemos unos días la lechuga en el frigorífico, sus hojas dejen de estar frescas y crujientes, tornándose mustias y blandas. Si esta se ha puesto marrón y demasiado blanda, entonces ya no podrás revivirla, aunque podrías usarla como compost.
Si queremos revivir una cabeza entera de lechuga, primero tendremos que quitarle con el cuchillo la parte más seca del tallo -una octava parte aproximadamente-. Después sumergiremos el tallo en un recipiente con agua tibia durante una media hora, poniendo especial empeño en sumergir solo el tallo. Por último, mete la lechuga en la nevera y después de un par de horas sus hojas habrán vuelto a estar frescas.
Si lo que queremos es revivir hojas sueltas de lechuga, es tan fácil como llenar un recipiente con agua y añadirle hielos para que se enfríe. Cuando los hielos se hayan disuelto, introducimos las hojas de lechuga y las tenemos durante un minuto. Después, saca las hojas del agua con cuidado -debe quedar agua helada en las hojas- e introdúcelas en una bolsa de plástico cerrada por la parte de arriba, sin apretar el nudo. Coloca la bolsa en el frigorífico y después de tres horas las hojas habrán vuelto a su forma natural.

eco-inventos



Gracias por leer, comentar y compartir las notas.


Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario