Galletas de chocolate sin cocción para hacer en 10 minutos




INGREDIENTES

- 1/2 taza (96 g) de azúcar de coco (o cualquier sustituto de azúcar de caña)
- 2 cucharadas (30 ml) de leche de almendras sin azúcar (u otra leche no láctea)
- 3 cucharadas (40 g) de aceite de coco (uso refinado para un sabor menos intenso de coco. O bien cualquier sustituto de mantequilla vegana )
- 2 cucharadas (10 g) de cacao en polvo sin azúcar o cacao en polvo
- 1/2 taza (40 g) de coco rallado sin azúcar
- 1 taza (80 g) copos de avena (sin gluten para quienes comen sin gluten)
- 1/3 taza (85 g) mantequilla de maní con sal natural, crujiente o cremosa (o cualquier sustituto de mantequilla)
- 1/2 cucharadita de extracto de vainilla pura
- Pizca de sal

OPCIONAL: 2 cucharadas (14 g) de cacahuetes salados y aplastados o coco rallado (para cubrir)


Preparación:




1. Cubre una bandeja para hornear con papel manteca o papel encerado.

2. Añade el azúcar de coco, la leche de almendras, el cacao en polvo y el aceite de coco en una cacerola mediana y lleva a ebullición baja, a fuego medio, revolviendo con frecuencia.

3. Una vez que burbujee, dejar hervir durante 1 minuto. Luego retira del fuego y añade la mantequilla de maní, avena, coco rallado, vainilla y la sal y revuelve para combinar e incorporar totalmente todos los ingredientes.

4. Coloca grandes cucharadas de la mezcla (puedes usar una cuchara de helado) sobre la hoja de hornear y espolvorea maní triturado y / o copos de coco adicional (este paso es opcional).




5. Deja reposar a temperatura ambiente hasta que se hayan enfriado y endurecido. Esto tardará unos 25-30 minutos. Puedes apurar el proceso en la heladera, pero el resultado será diferente.

6. Guarda las sobras a temperatura ambiente en un recipiente cubierto. o en el refrigerador hasta por 3 días, aunque la recomendación es que se consuman mientras estén frescas.

¡Listo! Puedes disfrutar de un bocado delicioso y gustoso, que además es muy fácil de preparar.




FUENTE:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada