Si has picado cebolla alguna vez en tu vida, sabrás que es una tortura, pues es imposible que los ojos no te ardan y comiences a llorar desconsoladamente. Eso se acaba hoy, pues te daremos algunos tips para evitar que la alinasa, la sustancia que la cebolla desprende al ser cortada, te afecte. Y es que el lagrimeo no es otra cosa más que la irritación de las mucosas nasales, tras inhalar las moléculas que se desprenden al cortar las capas de la cebolla.
onionevil
Para empezar, no sirve de nada que te coloques unas gafas, esta sustancia es tan volátil que penetra por la nariz, no por los ojos. Así que estos son los remedios para ya no sufrir más:
1. Antes de que cortes la cebolla, colócala en el congelador unos 10 minutos, Pues cuando están frías la emisión de esta sustancia es reducida.
2. Otro método es mojar el cuchillo con un poco de vinagre, sin embargo el sabor puede penetrarla. :/
3. Existe un método mucho más eficaz, consiste en que mientras cortas la cebolla respires por la boca y no por la nariz. Inténtalo, te aseguro que no tendrás ni una sola molestia.
onion