Platos difíciles de cocinar y algunos trucos para que por fin te salgan bien




Risotto

El arroz es una de las comidas más versátiles, pero su cocción no siempre resulta como esperamos: o nos queda crudo o demasiado cocinado.
Este es el secreto para que el risotto te quede perfecto: no agregues el caldo de una vez. Mantén el arroz a fuego lento, ve añadiendo el caldo a medida que se va consumiendo y revuelve de vez en cuando. El tiempo ideal de cocción es 25 minutos

Pan

¿Quien no ha intentado hacer su propio pan casero? Aunque claro, sin conseguir que se parezca al que venden en la panadería.
Un maestro panadero nos cuenta que el secreto para el mejor pan casero está en los buenos ingredientes y la paciencia. Porque para realizar un buen pan es necesario dedicarle tiempo, cuanto más tiempo de fermentación tenga la masa, mayores serán los aromas que se desarrollaran en ella. Saber amasar es otra cosa a tener en cuenta.

Salsa bechamel

Esta salsa es una excelente opción para acompañar la pasta y las verduras hervidas. Su sabor es incomparable y el queso su gran aliado.
Este es el secreto para que quede exquisita: en una olla cocina una cucharada de harina y una de mantequilla sin dejar de revolver. Agrega una taza de leche y revuelve con una cuchara de madera hasta que empiece a hervir y espesar. Es importante que esté a fuego medio y no dejes de revolver. Agrega sal y nuez moscada para ese toque especial.
VEGANOS usar aceite y leche vegetal.

Polenta

Este es uno de esos platillos que te descuidas por un momento y se convierte en un montón de grumos.
Este es el secreto para evitarlo: en una olla con agua y sal en ebullición, vierte la polenta de forma lenta pero constante sin dejar de batir con una cuchara de madera (la proporción ideal es 5 tazas de agua y 1 taza de polenta). Cuando toda la polenta esté en el agua y vuelva a hervir, sigue batiendo por un minuto o dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada