SALSAS y ADEREZOS ESPECIALES


Salsa de queso crema: excelente para pastas y papas

En una olla mezcla 200 g de queso Philadelphia (en cubos), 10 ml de aceite vegetal y 200 ml de crema de leche. Cocina a fuego medio hasta que hierva, mezcla de vez en cuando. Después de que la salsa empiece a hervir, reduce el fuego y añádele especias a tu gusto: albahaca y pimienta podrían ser una buena opción. Sigue mezclando hasta que la salsa no tenga grumos, agrega 50 g de queso rallado y a disfutar.

Salsa tártara

Otra salsa sencilla y deliciosa que no te quitará mucho tiempo. Necesitarás 6 cucharadas de mayonesa o puedes usar 3 de mayonesa y 3 de crema de leche; si no te gusta esta salsa, sustitúyela por completo con la crema. Pica finamente 100 g de pepinillo y un pequeño manojo de perejil, agrégale un diente de ajo machacado y mezcla todo esto con la mayonesa (o crema). Agrega sal y pimienta y lleva al refrigerador durante una hora. También le puedes añadir el jugo de un cuarto de limón, 1/2 de cucharadita de mostaza y cebollitas

Salsa de miel y mostaza

Mezcla media taza de mostaza, 1/4 de taza de miel y 1/4 de cucharadita de jengibre rallado. Guarda la salsa un tiempo en el refrigerador. 

Salsa de vino tinto 

No creas que la salsa contiene alcohol pues en la cocción se evapora y sólo deja una reducción agradable. Calienta 1 y 1/2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén. Agrega una cebolla finamente picada (de preferencia chalote, aunque una cebolla blanca también estará bien) y fríe a fuego lento mezclando durante 7 minutos hasta que se dore. Añade 2 vasos de vino tinto y 175 ml de agua, déjalo cocinar durante 10 minutos. Mezcla 40 g de mantequilla derretida y una cucharada de harina para obtener una pasta. Poco a poco agrégala a la sartén, mezclando constantemente. Si estás preparando esta salsa para algún platillo de carne, puedes añadir un poco de caldo, perejil finamente picado, sal y pimienta. Si la salsa te parece demasiado agria, agrégale un poco de azúcar para equilibrarla.

Salsa barbacoa 

Derrite 50 g de mantequilla a fuego medio, agrégale 1 taza de cebolla finamente picada, fríe durante 4 a 5 minutos a fuego lento. Agrega 200 ml de kétchup o puré de tomate, 1/3 de taza de agua, 50 g de miel, 2 cucharadas de jugo de limón y 1/4 de cucharadita de pimienta molida. Lleva la salsa a ebullición y cocina varios minutos sin tapar para que espese.

Salsa andaluza

Mezcla 200 g de mayonesa, 3 cucharadas de kétchup, 1 cucharadita de coñac, una cebolla finamente picada, jugo de limón al gusto y chile en polvo. Tapa la salsa y refrigérala durante una hora.

Salsa española

Licúa 15 tomates cherry, 1 diente de ajo, 1 manojo de eneldo y 1 manojo de cebollitas. Agrega 1 cucharadita de vinagre balsámico, 1 cucharada de puré de tomate y 1 cucharada de aceite de oliva. Añade sal y pimienta.

Aderezo italiano para ensaladas

Mezclar en un frasco 2 y 1/2 cucharadas de aceite de oliva, 1 y 1/2 cucharadas de vinagre balsámico, la mitad de un diente de ajo machacado, 1/4 de cucharadita de sal y pimienta al gusto. Tapa el frasco y sacúdelo.

Salsa para la Ensalada César

Bate una cucharadita de mostaza con una yema de huevo y 1 cucharadita de sal. Con cuidado vierte 150 ml de aceite de oliva, bate hasta que obtengas la consistencia de mayonesa. Añade 1 cucharada de jugo de limón, 1 cucharadita de pimienta molida, 2 dientes de ajo machacado, 50 g de parmesano rallado y bate de nuevo. El aderezo sirve no sólo para la Ensalada César sino para cualquier otro tipo de ensaladas

http://saikurecetas.blogspot.com.ar/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada