¿Sabemos lo que comemos? Conoce aquí los productos alimenticios que más se adulteran.

Resultado de imagen para ¿Sabemos lo que comemos? Conoce aquí los productos alimenticios que más se adulteran.

La química está cada vez más presente en nuestra alimentación y estamos más expuestos de lo que pensamos al fraude alimentario. Se entiende por fraude alimentario la adulteración deliberada de los ingredientes de un determinado producto, o bien la manipulación o tergiversación de los envases, en la mayoría de los casos con ánimo de lucro.
Según el Journal of Food Science, que investiga el fraude alimentario y analiza los alimentos más adulterados del mercado, algunos de los productos más habituales y aparentemente inocuos de nuestra dieta pueden estar adulterados. He aquí la lista:
Aceite de oliva: Puede aparecer mezclado con otros aceites como el de maíz o de palma. También pueden ser de calidad inferior a la cual indican.
Leche: Puede aparecer adulterada con suero, proteína de leche bovina, caña de azúcar, melamina.
Miel: Puede no haber nada de miel en el tarro y ser únicamente una mezcla de azúcares.
Azafrán: Esta es una de las especias más caras del mercado. La lista de adulterantes incluye el polvo de sándalo, el almidón, colorantes amarillos y gelatina.
Jugos de naranja y manzana: En los de naranja se puede encontrar jugo de pomelo, jarabe de maíz y extracto de pimentón. En el de manzana, además de jarabe de maíz, edulcorante de pasas y ácido málico sintético.
Café: Puede ser adulterado con achicoria, maíz tostado, caramelo, malta, glucosa y leguminosas.
Producción y manipulación
 En cuanto a la leche, el estudio habla sobre todo de la leche en polvo, y se cita que es adulterada habitualmente con melamina. Esta sustancia se usa para falsear el contenido de proteína en los alimentos, no sólo en la leche. Uno de los productos más habitualmente adulterados con melanina es la comida para mascotas. En 2008 se encontró en China melanina en leche en polvo y productos lácteos para niños, en lo que constituyó una intoxicación masiva, con miles de consumidores implicados e incluso varios fallecidos.
En cuanto a la miel, la adulteración más común viene dada por la presencia de antiobióticos prohibidos en su composición.
El azafrán, por su parte, es una de las especias más caras y su adulteración puede llegar a suponer un alto riesgo para la salud si se utiliza, como se han dado casos, tetraóxido de plomo o cromato de plomo. Ambos son altamente tóxicos.

En lo relativo a los jugos, tanto de naranja como de manzana, los fraudes en su composición vienen dados por la presencia de otras frutas, porque no se cita si proceden de concentrados o no o por los conservantes no autorizados, mientras que en el caso del café se suele engañar sobre la procedencia y los distintos tipos de procesado, además de la inclusión de sustancias no autorizadas.
El fraude alimentario que conlleva la presencia de ingredientes o aditivos no autorizados es el más frecuente. Es difícil de detectar porque las sustancias que suelen utilizarse son poco conocidas, y además están creadas específicamente con composiciones que eluden los controles rutinarios.


alimentacion-sanaorg

No hay comentarios:

Publicar un comentario