LECHES VEGETALES-










Para postres y preparaciones en general es recomendable la leche de Avena.

La avena tiene una muy buena consistencia para cremas y postres en general y además no altera en gran medida el sabor principal de la preparación en cuestión.

Café / Té / licuados con leche:

Es aconsejable la leche de almendras o la de avena, si bien las demás se pueden usar, pero el hecho es que algunos sabores pueden resultar más fuertes que el sabor propio del té o café en cuestión. 

Las leches vegetales al ser un producto 100% natural y sin conservantes, su duración es limitada y depende de los ingredientes empleados (por ej. con endulzantes puede llegar a durar menos), su frescura, la pureza del agua empleada, y de como sean conservadas.


La duración promedio es de unos 2 a 3 días (si bien pueden durar unos días más), bien tapadas en una botella en la heladera, preferentemente de vidrio.


Al momento de servir

Debido a que las leches vegetales se sedimentan luego de preparadas, se sugiere siempre revolver la preparación antes de servir, de esta manera se conservará y se aprovechará mejor el contenido.



Leche de Soja
La bebida de soja o bebida de soya esta elaborada a partir de granos de soja. Se obtiene remojando, moliendo y filtrando la soja. Puede adquirirse en comercios, aunque también se comercializan aparatos para producirla en el hogar.
Imagen



Leche de almendras


Colocar 15 almendras en agua y dejarlas aproximadamente 12 hs. para activarlas.


Luego licuar con poca agua y completar con ¾ litro de agua de filtro. Colar con un liencillo. Se puede saborizar agregando: algarroba, cacao, miel de cebada, miel de arroz motti, frutas secas, etc.


Imagen

bcampdera.wordpress.com

Lo ideal es acostumbrarse a los sabores genuinos y evitar endulzar.


Guardar en la heladera hasta 48 hs…


Esta misma receta se puede utilizar para preparar diferentes leches vegetales.


Leche de Coco
La leche de coco es un ingrediente empleado en las cocinas de Asia y el Caribe (Colombia, Panamá, Venezuela, Puerto Rico) como base platos y salsas. Tiene una apariencia similar a la leche. No se debe confundir esta “leche” con el agua de coco, ya que el “agua” no se saca de la pulpa, sino que está de forma líquida y natural en la cavidad central de la pulpa del coco. El color y sabor de la leche de coco se atribuye a su alto contenido de azúcares y aceites. La leche de coco suele encontrarse en la mayoría de los supermercados europeos y estadounidenses envasada en lata.








Leche de arroz


Lavar y tostar a fuego mínimo 1 taza de arroz yamaní, sin usar aceite hasta que tome un color dorado. Revolver con cuchara de madera, agregar 10 tazas de agua y cocinar durante 2 horas a fuego lento y con la cacerola tapada.

Agregar pizca de sal marina, filtrar y endulzar a gusto.

Otra opción:


Ingredientes:


4 tazas de agua tibia

1 taza de arroz cocido
1 cucharada de vainilla
3 dátiles (opcional)

Preparación:


Poner todos los ingredientes en la licuadora hasta que se haga una mezcla homogénea. Colar y refrescar.

También puede prepararse con el arroz crudo dejándolo previamente en remojo toda la noche.

Imagen


Leche de avena


Ingredientes:


6 cucharadas de avena molida o arrollada.

2 1/2 litros de agua.

Preparación:


Hervir el agua y agregar la avena, revolver de vez en cuando. Cuando suelte el hervor, bajar el fuego a mínimo y cocinar 3′ removiendo continuamente. Colar y servir. Endulzar con miel, canela, vainilla, o pasas licuadas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario