ENSALADAS PARA COMER EN EL TRABAJO O EN LA PLAYA ...






REMOLACHA, TOMATES, FRUTOS DEL BOSQUE, PALTA, ALMENDRAS, KIWI, DURAZNOS...






LO MEJOR ES LLEVAR OTRO FRASQUITO CON LOS CONDIMENTOS QUE ELIJAS






FRUTILLAS, MANZANA, FAMBRUESA, MANDARINA. KIWI, BANANA



PICKLES, TOFU...



FIDEOS TIRABUZONES CON LOS VEGETALES Y/O FRUTAS QUE QUIERAS..




FRUTILLAS Y ESPINACA






Ingredientes:
3 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada de vinagre balsámico

1/4 cucharadita de sal de mar, además de un pizca o dos más
1 taza de fresas frescas, lavadas y secadas
5 tazas de hojas de espinaca bebé, lavadas y secadas
3 cucharadas de chalotes, picados
1/2 taza de tofu, desmenuzado
pimienta molida al gusto

Preparación:
En un tazón pequeño mezcle el vinagre, 1/4 cucharadita de sal marina y aceite de oliva hasta que se emulsiona.

Coloque las espinacas en un recipiente de tamaño mediano y rociar la mitad del aderezo sobre las hojas, y mezcle hasta que esté completamente cubierto.



http://saikurecetas.blogspot.com.ar/

COMIDA-ARTE

Plato Decorado Con Ensalada



ENSALADAS DECORADAS




Fruta En Forma De Ave

PARA QUE LOS NIÑOS COMAN ALEGREMENTE LAS FRUTAS.




Cubitos Con Frutas

HIELITOS FRUTALES.


Estrellas con Sandia


ESTRELLITAS DE SANDÍA



Centro de Frutas

PARA LA PRÓXIMA NAVIDAD



 


SER VEGANO NO ES LO QUE SE PIENSA.


¿Cree que la vida de todos los animales tiene exactamente el mismo valor? Si es así, estará de acuerdo en que mantener miles de gallinas hacinadas en granjas para recoger sus huevos es un acto poco apropiado o que utilizar monos, hámsters o gatos para la investigación y elaboración de una crema hidratante no solo atenta contra sus derechos básicos sino que debería estar prohibido. En el trasfondo de estas afirmaciones se encuentran las principales ideas de la filosofía del veganismo, “una alternativa ética al consumo y a la dependencia de productos no adaptados a las necesidades físicas y espirituales del ser humano, como la carne, el pescado, los lácteos, los huevos, la miel, los productos derivados de los animales y otros artículos de origen animal como el cuero y las pieles”, según la Asociación Vegana Española (UVE).

Desde hace unos años y, sobre todo, desde que algunas actrices como Drew Barrymore o Gwyneth Paltrow han hecho pública su elección de vida, el veganismo ha pasado de ser un absoluto desconocido a “comenzar a normalizarse y convertirse en una opción aceptada por la mayoría”, opina David Román, presidente de la Asociación Vegana Española. Sin embargo, todavía existe mucha confusión al respecto y multitud de mitos que no se corresponden con la realidad. Uno de los errores más comunes y extendidos es limitar la filosofía vegana con el hecho de no consumir productos de origen animal. Esta característica es solo una parte de su realidad, que incluye también el rechazo al uso y explotación de los animales. “El veganismo no es una dieta, es una actitud”, así se expresa Carol Pino, portavoz de DefensAnimal.org y vegana comprometida desde hace doce años. “Desde la asociación planteamos el veganismo como un estilo de vida en el que todo gira en torno al respeto a todas las personas, sin importar si son humanas o no, si son machos o hembras, qué color de piel tienen, cuál es tamaño, su orientación sexual…”, puntualiza Pino.

Cuidado personal “sin crueldad”
Pero, ¿realmente es posible llevar a la práctica esta filosofía de vida? ¿Cómo es el día a día de una persona vegana? ¿Puede alguien mantenerse absolutamente fiel a los exigentes preceptos del veganismo? Para averiguarlo veamos qué come, cómo se viste y qué compra un vegano. Lo hacemos de la mano de David Román, que dejó de comer carne hace 17 años, convencido de que así mejoraría su salud. “Luego fui incorporando razones éticas, tanto relacionadas con los animales como con el planeta. Creo que es una evolución bastante natural. De hecho, la mayoría de los veganos que conozco han pasado por las mismas etapas, lo cual le confiere bastante solidez”, explica Román.

Suena el despertador y David Román se levanta, se dirige al cuarto de baño, abre el grifo de la ducha y coge el gel. “No uso esponja y elijo un jabón sin ingredientes de origen animal y no testado con animales”, explica Román. La producción y distribución de cosmética no testada con animales o cruelty free es uno de los aspectos que más ha avanzado en los últimos años. Al menos, así lo asegura, Ben Williamson, uno de los portavoces de la organización internacional PETA (People for the Ethical Treatment of Animals). “Desde que en 2004 se prohibió la experimentación con animales en el marco de la Unión Europea, cada vez más marcas de cosmética se han sumado a la lista de empresas comprometidas con esta causa”, afirma. Además, para facilitar a los consumidores comprometidos la búsqueda de este tipo de empresas y de sus productos, cuelgan en su web el listado de marcas que se van uniendo a la iniciativa. “No se trata de regular las condiciones en las que estas víctimas son usadas o asesinadas, sino en abolir su consideración de cosas a los que los humanos pueden hacerles lo que quieran. Desde DefensAnimal.org queremos que la ciencia avance, pero no a costa de utilizar a personas, humanas y no humanas, que no han dado su consentimiento para ser usadas”, sostiene en esta misma línea Carol Pino.

No hace falta matar a un animal para hacer un zapato”, Sergio Alday, fundador de Ekoethicshop
Un armario lleno de valores
Román elige un pantalón, una camiseta y unos zapatos, que, a simple vista, pueden parecer como los que la mayoría tenemos en casa. Pero si nos fijamos en sus etiquetas comprobamos que no se ha utilizado ningún material de origen animal para su fabricación. “No compro prendas de cuero, lana o de seda. Es fácil vestirse con ropa de algodón, lino o materiales sintéticos. ¿El calzado? Hay alternativas al cuero”, asegura Román. Una de esas opciones la ofrece la zapatería de Sergio Alday, Ekoethicshop. Puso en marcha este negocio en Bilbao hace casi tres años bajo la firme convicción de que “no hace falta matar a un animal para hacer un zapato”. Desde entonces la acogida ha sido muy positiva.

La ausencia de materiales de origen animal en su fabricación es la esencia de la ropa y el calzado vegano, pero Alday, vegano desde hace más de 20 años, va más allá. “También es importante que el proceso de producción esté libre de mano de obra infantil y esclava y que sea lo más respetuoso posible con el medio ambiente. La industria textil es muy contaminante y, en muchos países donde apenas existe legislación al respecto, miles de trabajadores fallecen debido a los químicos empleados. Además, los vertidos afectan considerablemente a la flora y fauna acuática”, explica.

Íntimamente ligado al sector textil, el mundo de la moda también tiene un papel muy importante en el desarrollo y la consolidación del veganismo. Según augura Williamson, “las especies en peligro del mañana son las que hoy aparecen en las revista de moda”. Sin embargo, no todo son datos preocupantes. El portavoz de PETA UK también trae noticias esperanzadoras. “La producción de ropa y zapatos fabricados con materiales no derivados de animales va en claro aumento. Y, sin duda, uno de los motores de este cambio es el apoyo de diseñadoras y empresarias como Stella McCartney y Vivienne Westwood a los Premios de la Moda Vegana, organizados por PETA UK”, asegura. “Si continuara esta tendencia y los animales salieran definitivamente de nuestros armarios, millones de ellos dejarían de sufrir los terribles maltratos a los que se ven sometidos debido a la inagotable crueldad del ser humano”, añade Ben Williamson con optimismo.

La nevera vegana
La hora del desayuno se caracteriza por la ausencia de leche, bollería y galletas. “Sustituimos la leche de vaca por bebidas vegetales y evitamos las galletas o los bollos elaborados con mantequilla u otros ingredientes de origen animal”, explica Román. La necesidad de consumir productos lácteos es foco de discordia. La doctora Pilar Riobó, especialista en Nutrición y Endocrinología, asegura categórica que “la leche no solo no es perjudicial, sino que es necesaria para evitar problemas por falta de calcio tales como la osteoporosis”. Sin embargo, el nutricionista y experto en veganismo y alimentación macrobiótica David Gasol opina lo contrario: “Es posible llevar una alimentación sana y equilibrada sin el consumo de ningún lácteo en la dieta, siempre y cuando sepamos sustituir correctamente lo que estaba proporcionando la leche a nuestra alimentación”, afirma.

Los veganos no solo excluyen todos los productos de origen animal, sino que también rechazan aquellos fabricados por los animales, como la miel por ejemplo. Esta ausencia de productos de origen no vegetal es lo que impide a la doctora Riobó considerar la dieta vegana como una dieta completa y equilibrada: “Soy partidaria de una alimentación cuasivegetariana, con claro predominio de las frutas y verduras de temporada, pero si no consumimos nada de carne inevitablemente sufriremos ciertas carencias de hierro y vitaminas D y B12”, advierte. El talón de Aquiles de la alimentación vegana se sitúa en la vitamina B12, exclusiva de los productos de origen animal. “Esta carencia solo es salvable a través de la suplementación farmacológica”, afirma Riobó. Pero el déficit vitamínico no es lo que más preocupa al nutricionista David Gasol. “Cualquier dieta, incluso las convencionales, donde hay proteína animal, es susceptible de tener carencias. Y por suerte, la vitamina B12 se almacena en el organismo, generando reservas para largos periodos de tiempo”, argumenta.


Por otro lado, “el profundo interés que normalmente mantienen los veganos por la nutrición es una de las mejores garantías de que llevarán una alimentación equilibrada y saludable”, opina la doctora Riobó. Este interés es el que normalmente les lleva a aprender nuevos menús, técnicas de cocina y a buscar nuevos alimentos con los que llevar una dieta sana y atractiva. “A primera vista, parece que dejar de comer carne y otros productos animales reduce el abanico de posibilidades en tus comidas, pero lo cierto es que se enriquecen las posibilidades culinarias”, explica con entusiasmo Román. “La mayoría de la gente desconoce la gran variedad de cereales que se pueden usar en la cocina aparte del trigo y el arroz (avena, centeno, cebada, quinoa, mijo, sarraceno, espelta…) o los derivados de la soja (tofu, tempeh, miso, bebidas y yogures…) o el seitán (elaborado con gluten de trigo), que son también alimentos habituales en la dieta del vegano”. Hasta llegar a dominar o, al menos, a manejarte con soltura en la dieta vegana, lo mejor es “comenzar cocinando las mismas recetas que antes, pero sustituyendo los alimentos de origen animal. Más adelante, ya llegarán los platos nuevos y 100% veganos”, sugiere Román. “Conviene hacer la transición hacia este tipo de dietas con el apoyo de un especialista y seguir unos controles puntuales para evitar los déficit de vitaminas o minerales”, advierte el nutricionista David Gasol.

fuente : http://elpais.com/

grandes deportistas veganos: 

- Dave Scott , Brendan Frazier, Ruth Heidrich y Eneko Llanostriatletas Ironman
- Edwin Moses: 8 años campeón del mundo de 400 m vallas
- Paula Tesoriero, ciclista paraolímpica
- Martina Navratilova: tenista
- Joanne Conway: esqui sobre hielo
- Estelle Gray: ciclista
Anthony Peeler y B J Armstrong: jugadores de la NBA



Es hora de empezar a ver la realidad tal cómo es y 


no tal cómo nos la quieren vender.



http://saikurecetas.blogspot.com.ar/


Budín Húmedo de Mijo y Algarroba.




Resultado de imagen para Budín Húmedo de Mijo y Algarroba.

Ingredientes

Mijo molido y tamizado, 1,5 taza
Algarroba, 1/3 taza
Azúcar Mascabo, ¾ taza (azúcar no refinada )
Agua, 2 taza
Manzana rallada, 1
Aceite 1/3 taza
Coco seco rallado, ½ taza
Vainilla, casi una cda sopera
Pasas de uva, 1 puñado
Elaboración

Moler el mijo en la licuadora o en el molinillo
Tamizarlo. El mijo más grueso, volver a molerlo ya tamizarlo.
Colocar el agua en una olla y llevar a ebullición
Adicionar la harina de mijo y la algarroba, y cocinar a fuego suave revolviendo frecuentemente con batidor. Pasados 20 minutos, agregar el azúcar mascabo, precalentar horno (fuerte) y continuar la cocción-revolviendo a cortos intervalos- aproximadamente 10 minutos más, logrando una consistencia bastante espesa.
Con el fuego apagado, incorporar vainilla, pasas,manzana, oliva y coco, e integrarlos bien.
Aceitar molde de budín, y verter la preparación en él
Bajar el horno a 160ºC, y cocinar aproximadamente entre 1 hora 10, y 1 hora 30. Puede quedar más o menos húmedo, de ambas maneras resulta delicioso, pero eso queda en el gusto de cada quien.


fuente : acomerbien.info







CONSERVANTES NATURALES, AYUDAN A GUARDAR EL EXCEDENTE DE ALIMENTOS PARA CUANDO LO NECESITES...


Resultado de imagen para conservacion de alimentos      

Resultado de imagen para conservacion de alimentos



Además del creciente interés de los consumidores por la seguridad y calidad de los alimentos que ingieren, las nuevas tendencias revelan una clara preferencia hacia los conservantes naturales, como es el caso de antioxidantes procedentes de extractos de plantas. Así, el mercado de los antioxidantes sintéticos está en declive mientras que los antioxidantes naturales ganan importancia debido a la aceptación de los consumidores.

Los conservantes naturales alimentarios han existido siempre ya que el ser humano siempre ha buscado poder disponer de alimentos de un modo continuo.

Con el desarrollo de la agricultura esta necesidad se volvió más acuciante ya que cuando llegaba la cosecha había una gran cantidad de un alimento que no se podía consumir todo de golpe o que interesaba mantener el máximo de tiempo para poderlo comercializar y evitar pérdidas. Por supuesto los conservantes naturales alimentarios también eran necesarios para evitar enfermedades ya que las bacterias, mohos y levaduras pueden provocar graves enfermedades.

Los conservantes son los aditivos más utilizados y quizás los de uso más justificado porque impiden que los alimentos se deterioren, prolongan su vida útil, mejoran su conservación y preservan sus propiedades iniciales evitando que los microorganismos o los procesos de oxidación los alteren.

LOS PRIMEROS CONSERVADORES O CONSERVANTES NATURALES ALIMENTARIOS


Las primeras técnicas de conservación de los alimentos o algunos de los conservantes naturales más antiguos que conocemos son:

DESHIDRATAR: Quitar el agua de los alimentos es una técnica que ayuda a conservarlos de forma natural. Este método es especialmente recomendable para las frutas (manzanas, albaricoques, uvas, higos, etc.) Para emplear esta técnica simplemente debes secar la fruta a la sombra, en algún lugar ventilado.

EMPAQUE DE ALIMENTO AL ALTO VACÍO: una de las cosas que deteriora al alimento es el aire, el cual provoca que el alimento se oxide, crezcan bacterias o pierda propiedades. En esta técnica se procura generar un empaque libre de oxigeno el cual evita la proliferación o crecimiento de bacterias y/o gérmenes que provocan que el alimento se vuelva rancio, decoloro o se descomponga. Es una técnica muy oportuna para aquellos alimentos que viajan largas distancias, este método puede conservarlos durante semanas o incluso meses si están bajo refrigeración. Con un empaque libre de oxígeno se pueden conservar carnes, pescados, vegetales, frutas, quesos, etc.

SALADO: La sal es uno de los conservantes naturales más utilizados desde tiempos inmemoriales, empezó a desarrollarse la técnica cuando en las salinas observaron que los animales que por azar morían sobre la sal duraban meses sin podrirse. Empezó la técnica de salar la carne y el pescado ya que era una de las mejores maneras de evitar la putrefacción de carnes y pescados cuando no existía el congelado ni la refrigeración.

La sal lo que hace es aplicarse enteramente sobre el alimento a conservar con la finalidad de deshidratarlo y así evitar la parición de bacterias y mohos que son los encargados de estropear el alimento. Para que la sal extraiga el agua de los alimentos por completo es necesario que utilicemos grandes cantidades de la misma, y que cubramos el alimento por completo con ella. Luego también se desarrollaría la técnica de la salmuera (sal con agua) ideal sobre todo para las aceitunas.

AHUMADO: seguramente también por accidente se comprobó que los alimentos ahumados  se conservaban durante mucho tiempo.

FRÍO:
Antiguamente se hacían en invierno agujeros profundos en el suelo y se ponían capas de alimentos y de hielo o nieve, de forma alternativa. Eran los primeros congeladores o heladeras. Tener un frigorífico en casa puede ayudarnos a mantener el alimento durante buen tiempo. Sin embargo, no hay que abusar de los alimentos congelados pues estos pierden sus propiedades y sobre todo su energía vital conforme pasa el tiempo.

FERMENTADOS: La fermentación es una de las biotecnologías aplicadas más antiguas, se ha utilizado para conservar alimentos durante más de seis mil años. Es una técnica de conservación de alimentos barata y fácil, y muy adecuada donde otros métodos son inaccesibles o no existen, como las conservas y la congelación.

La fermentación mejora el contenido nutritivo de los alimentos por la biosíntesis de las vitaminas, los aminoácidos esenciales y las proteínas, al volver más digeribles las proteínas y las fibras, proporcionar más micronutrientes y degrada los factores anti nutritivos. También proporciona calorías al convertir substratos inadecuados para el consumo humano en alimentos inocuos. Los métodos de fermentación mejoran la inocuidad de los alimentos al reducir los compuestos tóxicos como las aflatoxinas y los cianógenos, y producir factores antimicrobianos como ácido láctico, bacteriocinas, bióxido de carbono, agua oxigenada y etanol, que facilitan la inhibición o eliminación de los patógenos de los alimentos. También se ha informado que los alimentos fermentados tienen propiedades terapéuticas.

La fermentación, además de sus virtudes nutritivas, de inocuidad y conservación, enriquece la dieta a través de la producción de una variedad de sabores, texturas y aromas. Prolonga la duración de los alimentos a la vez que reduce el consumo de energía necesario para prepararlos.

Entre los alimentos que se conservan con esta técnica encontramos:

PICKLES O ENCURTIDOS: Los pickles o encurtidos son verduras fermentadas, de altos valores nutritivos y muy fáciles de preparar.

En la elaboración de encurtidos dependen mucho los gustos, las costumbres y las tradiciones, así como la preferencia por sabores dulces, ácidos, agridulces o picantes. Hay dos formas de preparar estos encurtidos, mediante la adición de sal común, que origina una fermentación láctica espontánea del azúcar del vegetal (encurtidos fermentados), o añadiendo directamente ácido acético o vinagre al vegetal (encurtidos no fermentados).

Este tipo de fermentación es ampliamente usado alrededor del mundo y no solo para la elaboración de yogurt, sino para diferentes tipos de productos dependiendo de la zona donde se producen. Algunos ejemplos de esto son:

- Los encurtidos de pepino y aceitunas
- El Kefir en Rusia
- El Gari (yuca o mandioca fermentada) en Nigeria
- El Magou (avena de maíz fermentada) en Sudáfrica, entre otros.

La Fermentación Láctica es un proceso anaeróbico, en el cual la glucosa se oxida con la finalidad de obtener energía y se obtiene como producto residual el ácido láctico.

En el proceso de elaboración del yogurt, este tipo de fermentación es la base, pues el ácido láctico producido, precipita las proteínas de la leche y la convierte en cuajada y además al darle acidez al medio, sirve como conservante natural.

TEMPEH:
se obtiene poniendo a remojo y sometiendo a cocción semillas de soja a las que se añade un hongo específico para su fermentación. Se sirve frito o asado. Es una buena fuente de proteínas (semejante al contenido proteico de la carne), vitamina B12 (la mitad que en carnes y el triple que en la leche de vaca) y hierro.

MISO: su obtención es similar a la del tempeh. Las semillas de soja se mezclan con arroz y cebada antes de ser fermentadas. Se añade a sopas y salsas, una cucharilla de café por cada taza de sopa. Rico en proteínas.

TAMARÍ: salsa elaborada con soja fermentada, trigo y sal marina, de sabor intenso y rica en vitamina B12. Se emplea como condimento para sopas y otros platos.

BAÑO MARÍA: esta técnica también es muy simple y consiste en poner los alimentos que queramos dentro de un frasco de vidrio lleno de agua. Luego ponemos este frasco, bien cerrado, en una cazuela o similar con agua hasta cubrir la mitad del frasco. Herviremos a fuego lento durante unos 50 minutos y apagaremos el fuego. Dejaremos el frasco dentro de ese recipiente hasta que se enfríe del todo ya que un cambio brusco de temperatura puede hacer explotar el frasco. Dentro de los conservantes naturales es una de las mejores técnicas ya que ese alimento nos puede durar meses o incluso más de un año.

CUBRIR EL ALIMENTO CON ARENA: hasta hace pocos años en muchas casas aún se aprovechaba el hueco de debajo de la escalera (que es oscuro y fresco) para poner arena (la ideal es la de playa que es muy seca y algo salada) y hundir o cubrir los alimentos (naranjas, papas o patatas, cebollas, etc.) Esta técnica barata y práctica permitía guardar sobre todo verduras durante varias semanas.

HIERBAS Y ESPECIAS COMO CONSERVANTES NATURALES ALIMENTARIOS


Las hierbas y las especias han sido empleadas durante siglos para aumentar la vida útil de los alimentos. Diversos han sido los estudios tendentes a demostrar la actividad antimicrobiana de este tipo de sustancias.

Dentro de las especias destacan: Canela, clavo, mostaza, pimienta, cúrcuma y jengibre.
De las hierbas o plantas medicinales: Orégano, tomillo, ajo, salvia, romero, anís verde

OTROS CONSERVANTES NATURALES ALIMENTARIOS


VINAGRE: El vinagre es otro conservante utilizado desde hace siglos en la preservación de los alimentos. Hay que tener en cuenta que este líquido contiene ácido acético que tiene la cualidad de acabar matando los microbios que afectan a los alimentos y que aceleran su deterioro. El vinagre se usa para hacer las conocidas como salmueras a través de las que se conservan sobre todo vegetales y frutas; entre ellos se encuentran los pepinillos, col, zanahoria, cebollas; es lo que hoy en día conocemos como encurtidos. Aunque hay que tener en cuenta que el tiempo que dura esta forma de conservar los alimentos no es tan grande como el salazón.

AZÚCAR: Al igual que la sal, el azúcar es otro conservante natural que se utiliza mucho a la hora de evitar que las bacterias y microorganismos plaguen los alimentos y aceleren su deterioro. La función que tiene el azúcar es la misma que la de sal, es decir, absorber todo el líquido de los alimentos para así, mediante la deshidratación conseguir una perfecta conservación. Lo que sucede es que el sabor que transmite al alimento es dulce, por lo que esta técnica se utiliza más en frutas.

Otros alimentos o condimentos como la cebolla o el romero entre otros, se utilizan a la hora de conservar por su alto poder antioxidante, ya que previenen el deterioro de los alimentos al entrar en contacto con la acción directa del aire. Esta forma de preservar los alimentos no es demasiado duradera, pero es buena para alimentos que guardamos de un día para otro o por periodos muy cortos.



FORMAS CASERAS PARA CONSERVAR ALGUNOS ALIMENTOS:



PEREJIL Y CILANTRO: Lávalos, desinféctalos t luego deja que sequen bien. Luego, envuélvelos en papel periódico, mételos a una bolsa y cierra bien. Te duraran muchas semanas verdes y frescos.

PASTA: si te sobra algún tipo de pasta ya preparada, espera a que se enfríe y colócala dentro de un recipiente hermético y guardarla en el congelador.

LECHUGA: nunca la dejes en una bolsa de plástico porque se podrirá rápidamente. Lávala, desinféctalas y guárdala en un recipiente hermético que tenga un pedazo de tela o gasa al fondo.


LIMÓN:
para conservar un limón partido a la mitad, envuélvelo en papel aluminio. Y mételo a la heladera, o cubre la parte descubierta con sal y guárdalo en la heladera.

PAPAS PELADAS: para que no se oxiden las papas que ya pelamos, hay que dejarlas en un recipiente cubiertas con agua pura con unas gotitas de vinagre, meterlas al refrigerador. Te durarán 3 o 4 días en buenas condiciones.

PAN FRESCO: hay que guardarlo en una bolsa de tela con una ramita de apio.
Bizcocho suave: paraqué no se reseque y te dure unos días, guárdalo en una caja metálica junto con una manzana fresca entera.

CONSERVAR LAS VITAMINAS DEL JUGO DE NARANJA: de preferencia hay que consumirlo recién hecho pues la vitamina C se oxida con el aire y la luz. Sin embargo, si te sobra un poco, guárdalo en un recipiente hermético y mételo al refrigerador.

Fuente: Josep Vicent Arnau, En buenas manos/.facebook.com/pages/El-Herbolario-de-César-2




http://saikurecetas.blogspot.com.ar/




SAIKU


Licuados sanos.




Para la piel:

1/4 taza de cubos de mango
1/4 taza de aguacate
1/2 taza de zumo de naranja
1 cucharada de jugo de limón recién exprimido
Combine todos los ingredientes en una licuadora y procese hasta que quede suave.





Salud cerebral:

1 taza de arándanos (moras) (blueberries)
1 plátano (banano) pequeño
1 cucharada de aceite de linaza
Combine todos los ingredientes en una licuadora y procese hasta que quede suave.








Huesos fuertes:


1/2 taza de leche de almendras
2 cucharadas de mantequilla natural de almendras
1 plátano pequeño
1 puñado de hojas de col rizada (kale leaves)
Combine todos los ingredientes en una licuadora y procese hasta que quede suave.








Corazón saludable:

1/2 taza de leche de almendras (almond milk)
1/4 de chocolate oscuro en trozos
1 taza de frambuesas frescas orgánicas
Combine todos los ingredientes en una licuadora y procese hasta que quede suave.

http://saikurecetas.blogspot.com.ar/