CROQUETAS DE CALABAZA





Ingredientes:
para 20-24 croquetas
♥ 400 g de calabaza 
♥ 1/4 de pimiento amarillo mediano
♥ 1/4 de pimiento rojo mediano
♥ 2 champiñones medianos
♥ 1/2 puerro pequeño
♥ 6-8 cucharadas de harina de trigo
♥ 1 cucharada de almidón de maíz (maicena) mezclada con 2 cucharadas de agua
♥ 2 cucharadas de aceite de oliva
♥ 1/4 de cucharadita de sal
Para el rebozado:
♥ 1/2 taza de harina de trigo
♥ 4-5 cucharadas de harina de garbanzo
♥ 1 cucharada de vinagre de manzana
♥ 1/2 vaso de pan rallado de maíz (maíz para rebozados)
♥ 1/4 de cucharadita de ajo en polvo
♥ aceite de girasol para freír
Pon a hervir agua en una cacerola mediana o grande.
Pela la calabaza y córtala en cubos no demasiado grandes (de 1,5 cm de lado está bien). Hierve la calabaza en el agua de la cacerola a fuego medio durante 12-14 minutos, hasta que esté tierna. Sácala, escúrrela y déjala enfriar.
Lava los pimientos, champiñones y puerro y pícalos finos. Calienta el aceite en una sartén antiadherente mediana o grande, a fuego medio, y saltéalo todo 3-4 minutos. Añade la sal.
Con un tenedor o machacador de patatas aplasta la calabaza para hacerla puré (no lo batas con la batidora. Puedes usar un prensapuré).
Mezcla el almidón de maíz con el agua y añádelo a las verduras. Agrega la calabaza y mézclalo muy bien. Añade poco a poco y sin dejar de remover la harina de trigo. Añade una cucharada, remuévelo todo, que se mezcla muy bien, y añade la siguiente. La cantidad de harina dependerá de la cantidad de líquido de la calabaza, así que es posible que necesites un par de cucharadas más o menos. Tú sigue añadiendo harina y removiendo muy bien, la textura que buscamos es que la masa se haga bola y se despegue de la sartén. No te preocupes si la masa es un poco pegajosa, cuando se enfríe endurecerá más.
Déjalo enfriar, por lo menos hasta que esté templado, o mételo en la nevera toda la noche para formar las croquetas al día siguiente.
Para hacer el rebozado pon en un bol o plato hondo la harina de trigo, en otro la harina de garbanzo con el vinagre y el ajo, y aproximadamente 3/4 de vaso de agua (mézclalo bien hasta que quede con una consistencia de crema más bien líquida). En un tercer bol o plato hondo pon el pan rallado de maíz.
Forma las croquetas con una manga pastelera de boquilla muy ancha (mínimo 1,2 cm de diámetro) o tomando porciones de masa con las manos y dándoles forma de cilindro de tamaño mediano.
Pásalas por los platos en este orden:
– Primero por la harina de trigo, procurando rectificar su forma.
– Después por la mezcla de harina de garbanzo. Escúrrelas con un tenedor.
– De nuevo por la harina de trigo, cubriéndolas bien por todos lados y agitándolas en la mano para eliminar el exceso de harina.
– Ahora otra vez por la mezcla líquida de harina de garbanzo. Sácalas también con un tenedor para que escurran.
– Por último pásalas al plato del pan rallado de trigo, que se cubran bien por todas partes, y déjalas en un plato o en una bolsa de congelación.
La secuencia es harina-líquido-harina-líquido-pan rallado. Con esto nos aseguraremos un rebozado grueso y crujiente.
Cuando las tengas hechas todas puedes congelarlas o freírlas en el momento.
Calienta abundante aceite a fuego medio en una sartén honda o en la freidora (175-180ºC). Cuando esté caliente mete las croquetas (las que quepan) y deja que se doren. Muévelas de vez en cuando con cuidado para que se hagan por todas partes por igual. Cuando empiecen a dorarse sácalas a una rejilla o un plato con doble capa de papel de cocina absorbente.
TAMBIÈN LAS PUEDES HACER AL HORNO Y SERÀN MÀS LIVIANAS Y SANAS

Sírvelas calientes.
Estas croquetas os quedarán extremadamente crujientes por fuera y muy, muy cremosas por dentro, se deshacen en la boca:
Para servir las croquetas una idea son hojas de lechuga, y limón. También se pueden acompañar muy bien con veganesa o mayonesa vegetal, ketchup o mostaza.
Dificultad: media
Tiempo de preparación: 45 minutos + tiempos de reposo
 Creativegan

No hay comentarios:

Publicar un comentario