MERMELADA DE SEMILLAS DE CHÍA

Mermelada de Semillas de Chía - Esta mermelada de semillas de chía es mi preferida y se prepara en 10 minutos con 5 ingredientes. Puedes usar cualquier fruta y endulzante, pero a mi me encanta con frambuesas y sirope de arce. #vegano #singluten #danzadefogones


INGREDIENTES

  • 2 tazas de frambuesas frescas (250 g) o de cualquier otra fruta fresca o congelada
  • 1 cucharada de agua
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 3 cucharadas de semillas de chía
  • 3 cucharadas de sirope de arce o agave

INSTRUCCIONES

  1. Echa las frambuesas y el agua en un cazo y cocina a fuego medio-alto durante un par de minutos, removiendo de vez en cuando.
  2. Machaca las frambuesas con ayuda de un tenedor o un prensa patatas.
  3. Echa el zumo de limón, las semillas de chía y el sirope, remueve y cocina durante 2 ó 3 minutos más. Prueba la mermelada y echa más endulzante si es necesario.
  4. Retira del fuego y deja enfriar la mermelada durante 5 minutos (se espesará considerablemente cuando se enfríe).
  5. Remueve por última vez y sírvela inmediatamente o guárdala en un recipiente hermético en la nevera durante una semana.

NOTAS

  • Receta adaptada de Gimme Some Oven.
  • Puedes usar cualquier fruta o endulzante para hacer esta receta.
danzadefogones.com

GERMINADOS: EL ALIMENTO “VIVO” MÁS ANTIGUO: COMO HACERLOS EN CASA.

germinar-granos



Comer semillas germinadas es comer vida.Es incorporar auténtica energía vital concentrada a todas las células del cuerpo, favorecen la salud y alargan la vida.
Los germinados son un regalo de la naturaleza que podemos cultivar nosotros mismos.
Si se va a germinar en un frasco de vidrio, las semillas más indicadas son las de alfalfa, las judías mungo, las lentejas, los guisantes y el fenogreco. Para ello, basta con disponer de un frasco de vidrio en el lugar más cálido de la casa. Las semillas deben permanecer lejos de la luz directa del sol, que enverdecería los brotes.
Los pasos a seguir son los siguientes: Se cubre el fondo del bote con tres capas de granos y se añade tres veces el volumen de los granos, de agua. El recipiente se guarda en un lugar oscuro y cálido (alrededor de 20ºC) durante unas horas (pregerminación).
El tiempo de pregerminación de achicoria, col, rábano y comino son 5 horas; para la alfalfa basta con 4 horas; 10 horas para alforfón, guisantes, puerro, zanahoria; y entre 12 y 14 horas para garbanzos, girasol, lentejas, trigo y soja verde.
Finalizado este tiempo, se han de escurrir los granos y enjuagar el contenido con agua fría. Posteriormente, se tapa con una gasa y se guarda el recipiente en un lugar oscuro y cálido, colocado boca abajo, es decir, con los granos húmedos en contacto con la gasa. Para finalizar la tarea, se enjuagan los granos 2 ó 3 veces al día los primeros días. Después, sólo una vez al día hasta que germinen.
Las semillas germinadas obtenidas se pueden añadir a las ensaladas, a diversas salsas, saltear para dar más sabor a una tortilla, etc. eso sí, bien lavadas y escurridas antes de consumirlas.
Los germinados son alimentos vivos y esto aumenta su valor nutricional que se mantiene intacto hasta el momento en que se come.
Su riqueza en enzimas, clorofila, aminoácidos, minerales, vitaminas y oligoelementos vivos los convierte en alimentos completos que contribuyen a corregir las carencias de la alimentación moderna
Al germinar muchas semillas -de cereales o leguminosas- se convierten en un alimento fácilmente asimilable porque liberan todos los nutrientes encapsulados y mejoran el valor nutricional de la propia semilla, de la planta o del fruto a la que hubiera dado lugar.
Los brotes son un alimento predigerido, por lo tanto ayudan a su propia digestión, adecuado para estómagos delicados y permiten al organismo que descanse y se regenere
Se pueden cultivar y conservar fácilmente en casa, por lo tanto son muy económicos, además de tener la seguridad de consumir un producto que no ha sido adulterado ni rociado con insecticidas o fertilizantes químicos, se puede disponer en cualquier época del año con la garantía de que sus nutrientes son de alta calidad biológica pues de lo contrario la semilla no germinaría.
El brote entero puede comerse, incluyendo las raíces y hojas. Son sencillos de preparar, mejor consumirlos crudos, porque la cocción destruye gran parte de su contenido nutricional. Se comen crudos en ensalada, salteados, en tortillas o formando parte de diversos platos cocinados, en estos se recomienda añadirlos al final para que no pierdan sus propiedades.
La semilla tiene como estructura básica el germen o embrión y una reserva nutritiva que lo alimentará para que se convierta en la futura planta, todo ello recubierto de una envoltura protectora que es la cáscara o tegumentos.
El germen de las semillas es el rudimento de una nueva planta, es decir, en estado de vida latente en espera de condiciones adecuadas para manifestarse; en el momento en que éstas se presentan, la semilla inicia el proceso de germinación.
La germinación es el conjunto de cambios que se producen en una semilla por el cual el embrión pasa de la vida latente a la vida activa, para que nazca y comience a crecer la nueva planta.
La reserva nutritiva en todos los granos y semillas, consiste en proteínas, carbohidratos, vitaminas y sales minerales. Estos nutrientes los requiere nuestro organismo para su correcto mantenimiento, y desarrollo, y se lo proporcionarnos mediante los alimentos.
Cuando las semillas germinan su contenido nutricional mejora y aumenta

¿Qué se necesita para hacer germinar una semilla? 


Ponerlas en contacto con agua, calor y oxígeno, con estos tres elementos las enzimas -llamadas diastasas- se activen y dan lugar a las siguientes transformaciones:
  1. Mediante la absorción de agua la semilla duplica su volumen y se rompe la cáscara protectora.
  2. Las enzimas se activan y provocan una serie de transformaciones:
  • Las proteínas complejas se transforman en aminoácidos simples, algunos de los cuales son imprescindibles para el ser humano. El contenido proteico de la semilla queda presente en el germinado, de forma fácilmente asimilable.
  • El almidón se reduce a maltosa y dextrina, azúcares más simples que exigen menos esfuerzo al aparato digestivo, liberan energía más rápido y producen un efecto estimulante.
  • Se sintetizan abundantes vitaminas y fermentos.
  • Las vitaminas C y E y los minerales: calcio, fósforo, hierro, potasio y magnesio se multiplican.
  • Las grasas se transforman en ácidos grasos
  • Se forma la clorofila, estructuralmente muy similar a la hemoglobina, como ella, lleva oxígeno a las células y es un buen agente desintoxicante y regenerador del organismo
  • Los ácidos y las toxinas que de forma natural acompañan a la semilla para su defensa, se descomponen.
  • El volumen y el contenido de agua pasa de ser de un 5 al 12% en la semilla a un 70% en el germinado.

¿Cómo hacer germinados en casa?

Podemos experimentar primero con las semillas que hallemos por casa, como legumbres, o pipas de girasol o de calabaza. También podemos comprar semillas para germinar, e incluso hacer mezclas. Las buscaremos biológicas. Nos sirven todos los cereales, el rábano, el nabo, el sésamo y, cómo no, la soja. Usaremos preferentemente la judía mungo, llamada también soja verde, porque la excesiva riqueza de la soja blanca no la hace recomendable para su consumo en crudo. En realidad, es la judía mungo la que se suele comercializar en forma de brotes.
  1. Elegir un recipiente, que puede ser un frasco de boca ancha o una bandeja o un envase grande.
  2. Sumergirlos totalmente en agua la primera noche. (sólo 12 horas).
  3. Al día siguiente, bote el agua y asegúrese que sus granos estén todo el tiempo húmedos (no sumergidos en agua), no deje que se sequen.
  4. Permítales que respiren aire fresco (no tapar).
  5. Regar y escurrir inmediatamente (2 veces por día).
  6. Cada grano tiene un ritmo de crecimiento diferente (entre 2 y 5 días). Luego están listos para comer o cocinar ligeramente…
Experimenta con semillas que tengas en casa o compra semillas biológicas para germinar:
– legumbres- girasol- avena- calabaza- cereales varios- rábano- nabo- alforfón- guisantes – sésamo- soja- judía mungo- alfalfa- fenogreco- trigo
* Algunas combinaciones de granos son: alfalfa con 10 % de rábano y 10 % de fenogreco, semillas de girasol y de calabaza con avena, guisantes, trigo y alforfón.
  • Propiedades :
    Los germinados ayudan a prevenir enfermedades o a tratarlas en el caso de que ya se hayan manifestado. Se destacan las siguientes propiedades:
    • Favorecen los procesos de desintoxicación, depuración y eliminación de residuos almacenados en los tejidos o en la sangre.
    • Fortalecen el sistema inmune.
    • Antioxidantes, combaten la acción de los radicales libres.
    • Estimulan las secreciones del páncreas.
    • Facilitan la digestión, activan los procesos de regeneración y desinflamación del aparato digestivo, revitalizan los mecanismos metabólicos internos.
    • Mejoran el funcionamiento intestinal, alivian el estreñimiento, fortalecen el intestino y la flora intestinal, contribuyen a eliminar gases y desechos.
    • Rebajan el índice de colesterol.
    • Tonifican el sistema nervioso.
    • Contribuyen a mantener la elasticidad de las arterias y la vitalidad del sistema glandular.
    • Retrasan el envejecimiento, sus componentes permiten que las células del cuerpo se mantengan jóvenes durante más tiempo.
    • Favorecen el metabolismo por su acción reconstituyente.
    • Su consumo está recomendado en casos de anemia por su riqueza en clorofila, y para personas con el estómago delicado.
  • Información Nutricional
    • Aminoácidos esenciales. Los germinados, especialmente de legumbres, proporcionan al organismo proteínas completas que se transforman en los ocho aminoácidos esenciales. La falta de uno sólo de estos compuestos puede favorecer la aparición de alergias, debilidad, mala digestión, deficiencias en la inmunidad o envejecimiento prematuro de las células.
    • Vitamina C. Una de las sustancias que más aumenta por efecto de la germinación. Los brotes de trigo, lentejas, soja, garbanzos y judías son excelentes fuentes de esta vitamina, por ejemplo la soja germinada incrementa su contenido en vitamina C hasta un 100% y los brotes de trigo en un 600% en sólo 5 días.
    • Beta carotenos (pro-vitamina A). El germinado de alfalfa, por ejemplo, contiene más beta carotenos que el tomate o el pimiento verde y muchas frutas. Los germinados de col y de guisantes también son excelentes fuentes de esta vitamina esencial para el crecimiento, el desarrollo, la buena vista y el aparato reproductor.
    • Vitamina B: La tiamina (B1), la riboflavina (B2) y la niacina (B3) son abundantes en los germinados de alfalfa, trigo, girasol, centeno y sésamo. Contribuyen al buen funcionamiento del sistema nervioso.
    • Vitamina E. Esta vitamina actúa como antioxidante celular, es un excelente protector del corazón y un buen tonificante. El trigo germinado llega a incrementar hasta tres veces su contenido
    • Vitamina K. Posee propiedades coagulantes, se encuentra en la alfalfa germinada.
    • Clorofila. Las semillas germinadas que más clorofila sintetizan son las de trigo y las de alfalfa. La clorofila es absorbida directamente por la sangre a través del sistema linfático, en el torrente sanguíneo activa el metabolismo celular, mejora la defensa, resistencia, capacidad regeneradora de las células, y la respiración, entre otras propiedades, potencia los procesos naturales de curación, depura la sangre, frena las infecciones y equilibra la relación ácido-base en el organismo
    • Calcio. Los germinados de sésamo proporcionan abundante calcio, también son excelentes fuentes de este mineral los brotes de almendra, girasol, alfalfa y garbanzo.
    • Potasio. Se encuentra en los brotes de almendras, sésamo, girasol, soja y judías.
    • Hierro. Contienen en cantidades importantes los brotes de alfalfa, fenogreco, lentejas, soja roja y soja verde
    • Oligoelementos. Los germinados contienen oligoelementos como el yodo, el zinc, el selenio, el silicio, el cromo y el cobalto.
    • Enzimas. Cuando se comen crudas las enzimas de las semillas germinadas -llamadas diastasas- facilitan la digestión de la fibra, las proteínas y las grasas.
    • Digestivos, nutritivos y de bajas calorías: Aportan muy pocas calorías, por ejemplo 100 grs. de brotes de soja: 30 calorías.
Información Nutricional de los Germinados más consumidos
Cualquier semilla de leguminosa o grano de cereal puede ser germinado, aunque, los más apreciados por su ternura y buen sabor son los brotes de: legumbres (porotos mung, soja, alfalfa), cereales (trigo, cebada) y también de berro, rábano, calabaza, girasol, lino, sésamo, etc. El sabor es variable, por ejemplo el de alfalfa es muy agradable, el de mostaza es el mas picante y el de trigo tiene sabor dulce por los carbohidratos que contiene
  • Alfalfa: completo y más consumido por su agradable sabor. Contiene vitaminas A, B, C, E y K , calcio, magnesio, potasio, hierro, selenio y zinc y los aminoácidos más importantes. Es remineralizante, combate la fatiga y la debilidad.
  • Arroz integral: es rico en vitamina B, fósforo, potasio, magnesio, sodio, calcio y silicio. Ayuda a la adecuada conservación de huesos y dientes.
  • Arvejas: proporcionan clorofila, proteínas, carbohidratos, fibra, vitamina A, hierro, potasio y magnesio.
  • Avena: la semilla germinada más recomendable para trastornos nerviosos, depresiones y alteraciones del sueño. Contiene vitaminas B y E, proteínas, carbohidratos, fibra , minerales y un alto contenido en silicio, necesario para el desarrollo de las estructuras musculares, cerebrales y nerviosas.
  • Berro: muy adecuado para combatir los síntomas de la fatiga primaveral. Alcaliniza y depura la sangre, neutraliza el exceso de toxinas. Regula el metabolismo. Es rico en hierro, fósforo, manganeso, cobre, zinc, yodo, calcio y vitaminas A, B2, E y C.
  • Fenogreco: limpiador sanguíneo y renal, se recomienda para levantar el ánimo decaído y para reforzar el organismo. Estimula las funciones digestivas y hepáticas. Otorga un agradable olor al sudor de quienes lo consumen. Contiene abundante fósforo y hierro.
  • Garbanzos: son ricos en carbohidratos, fibra, calcio, proteínas, magnesio, potasio y vitaminas A y C. No producen gases durante la digestión
  • Lentejas: retrasan el envejecimiento y son ricas en proteínas, vitamina C y hierro.
  • Maíz: alto contenido en magnesio, necesario para conservar la tensión muscular especialmente en el tracto intestinal.
  • Mostaza: adecuado para tratar trastornos digestivos como gastritis, enteritis, etc. Rica en vitamina C, proteínas y lípidos.
  • Porotos Mung: son ricos en vitaminas A, C, y complejo B.
  • Semillas de calabaza: contienen proteínas, vitamina E, fósforo, hierro y zinc.
  • Semillas de girasol: ricas en proteínas, grasas insaturadas, vitaminas B y E, calcio, hierro, fósforo, potasio y magnesio.
  • Rabanito: contiene abundante clorofila , útil para combatir digestiones pesadas y para calmar la tos.
  • Sésamo: buena fuente de fibra, proteínas, vitaminas B y E, magnesio, potasio, hierro, fósforo y calcio.
  • Soja verde: contiene proteínas que dan lugar al aminoácido metionina, de efecto relajante. Fortalece el sistema nervioso y contribuye a rebajar el exceso de colesterol. Son ricas en vitaminas A, C, hierro y potasio.
  • Trigo: es rico en proteínas, magnesio, fósforo y vitaminas B y E. Previene infecciones, remineraliza, regenera las células y sirve para tratar trastornos nerviosos.



PAPAS GAJO AL HORNO




Patatas Gajo al Horno - Patatas gajo al horno, una guarnición sencilla y saludable. Sólo necesitas 7 ingredientes y 30 minutos y están crujientes por fuera y blanditas por dentro. #vegano #singluten #danzadefogones



INGREDIENTES

  • 450 g de patatas (1 libra)
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1/4 cucharadita de pimentón dulce
  • 1/4 cucharadita de sal marina
  • 1/8 cucharadita de pimienta negra molida

INSTRUCCIONES

  1. Precalienta el horno a 200ºC ó 400ºF.
  2. Lava las patatas y trocéalas en gajos sin pelarlas.
  3. Échalas en un bol junto con el resto de los ingredientes y remueve hasta que estén bien integrados.
  4. Coloca las patatas sobre una bandeja con papel de horno y hornea durante unos 20 ó 30 minutos o hasta que se doren y estén hechas por dentro.
  5. Sirve inmediatamente con tu salsa preferida. 
  6. Puedes guardar las patatas gajo en la nevera en un recipiente hermético durante 4 ó 5 días
danzadefogones.com

PASTEL DE ARROZ (apto celíacos)




Ingredientes necesarios.
- 200 g de harina de arroz.
- 650 ml de leche(mejor aún leche vegetal)
- 4 huevos.(o sustitutos de huevo)
- 100 g de manteca o margarina
- 50 g de azúcar.

Preparación:
- Batir los huevos e incorporar el azúcar. Mezclar.
- Añadir la harina y la manteca derretida. Mezclar.
- Por último, incorporar la leche. Mezclar hasta que todo quede bien unido.
- En una fuente redonda y enmantecada verter la preparación y hornear a 170° durante 30 minutos.
- Retirar del horno, dejar enfriar y desmoldar.

saludable.guru/

CÓMO ASAR VERDURAS SIN ACEITE

Cómo Asar Verduras Sin Aceite


INGREDIENTES

  • 250 g de pimiento rojo (1 2/3 taza)
  • 250 g de zanahoria (2 tazas)
  • 200 g de pimiento amarillo (1 1/3 taza)
  • 250 g de calabacín (1 2/3 taza)
  • 100 g de brócoli (1 taza)
  • 200 g de cebolla morada (1 taza)
  • 1 cucharada de tomillo seco
  • Vinagre de Módena al gusto

INSTRUCCIONES

  1. Precalienta el horno a 200ºC o 390ºF.
  2. Trocea las verduras y colócalas por colores formando un arcoíris sobre una bandeja para hornear. Si no quieres complicarte la vida, puedes mezclarlas.
  3. Echa el tomillo y el vinagre por encima y hornea durante unos 25 minutos o hasta que estén hechas.
danzadefogones.com

TARTA DE LIMÓN Y ARÁNDANOS VEGANA Y SIN GLUTEN (10 MINUTOS)

Tarta de Limón y Arándanos Vegana y Sin Gluten (10 Minutos) - Tarta de limón y arándanos vegana y sin gluten. Está lista en 10 minutos, es baja en grasa y un postre o desayuno ideal si quieres algo dulce y rápido. #vegano #singluten #danzadefogones


INGREDIENTES

Para la tarta:
  • 1/2 plátano
  • 4 cucharadas de leche de coco de lata
  • 4 cucharadas de azúcar moreno, de coco o panela
  • 4 cucharadas de harina, nosotros usamos harina de trigo sarraceno
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1/4 taza de arándanos frescos (40 g) + unos arándanos extra para decorar (opcional)
  • La ralladura de 1/2 limón (opcional)
Para la crema de cacahuete (opcional):
  • 3 cucharadas de leche de coco de lata
  • 2 cucharadas de mantequilla de cacahuete
  • 2 cucharadas de arándanos frescos

INSTRUCCIONES

  1. En un bol echa el medio plátano y machácalo con la ayuda de un tenedor.
  2. Añade el resto de ingredientes (salvo los arándanos y la ralladura de limón) y remueve bien hasta que se hayan integrado perfectamente. Si quieres puedes batirlos en una batidora para que quede una textura más fina, pero no es necesario.
  3. Echa los arándanos y la ralladura de limón y vuelve a remover.
  4. Coloca el bol en el microondas, pero no en el centro, sino en un lateral y cocina la tarta durante 4 minutos.
  5. Sácala y déjala enfriar a temperatura ambiente, aunque si quieres también la puedes tomar caliente.
  6. Para hacer la crema tienes dos opciones, echar todos los ingredientes en una batidora y batir hasta que estén bien integrados. Como no teníamos batidora, mezclamos los tres ingredientes en un bol y machacamos los arándanos con ayuda de un tenedor.
  7. Nosotros servimos la tarta con la crema y además le echamos unos arándanos frescos por encima, pero es opcional, la tarta sola también está muy rica. Para hacer las fotos no le echamos toda la crema, pero sí que la usamos entera para comernos la tarta.
  8. Puedes guardar la tarta cubierta en la nevera durante unos 4 ó 5 días y la crema unos 3 ó 4 también en la nevera en un recipiente hermético.
  9. NOTAS

    • Receta adaptada de mi cuñada Alba.
    • Puedes utilizar cualquier harina o endulzante (si es líquido, puede que tengas que añadir más harina).
    • Como la receta no lleva aceite, queda mejor si se usa leche de coco porque tiene un contenido de grasa mayor, pero se puede utilizar cualquier otra leche vegetal y si queda muy seca, añadir un poquito de aceite.
    • Para los que no tengáis micro, supongo que se podrá hacer también en el horno a 180ºC ó 350ºF en un molde pequeño hasta que se dore por fuera y se haga por dentro, pero no podría deciros el tiempo exacto.
    danzadefogones.com

PASTA CON CHAMPIÑONES

Pasta Con Champiñones. - Esta receta de pasta con champiñones es muy sencilla, cremosa y vegana. Está hecha con 9 ingredientes y en tan sólo 20 minutos. #vegano #singluten


INGREDIENTES

  • 225 g de pasta con o sin gluten (8 oz), nosotros usamos penne
  • 4 dientes de ajo, troceados
  • 170 g champiñones (6 oz), troceados
  • 1 cucharada de tamari o salsa de soja
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 2 cucharadas de tahini
  • 4-6 cucharadas de agua
  • 1/8 cucharadita de pimienta negra molida
  • Perejil fresco, picado (opcional)

INSTRUCCIONES

  1. Cocina la pasta en una olla siguiendo las instrucciones del paquete.
  2. Mientras, cocina los dientes de ajo en una sartén con un poco de agua o aceite a fuego medio-alto un par de minutos, removiendo de vez en cuando.
  3. Añade los champiñones y la salsa de soja y cocina durante unos 5 minutos o hasta que los champiñones se doren. Echa más agua o aceite si es necesario.
  4. Echa el zumo de limón, remueve y cocina 1 ó 2 minutos para aprovechar los jugos que se han quedado pegados a la sartén de los champiñones y para dar más sabor.
  5. Cuando la pasta esté lista, cúelala y échala a la sartén, añade el tahini, el agua y la pimienta, remueve y cocina 2 ó 3 minutos más o hasta que la salsa espese.
  6. Sirve con un poco de perejil fresco por encima (opcional). Puedes guardar las sobras en la nevera en un recipiente hermético unos 3 ó 4 días.

NOTAS

    • La cantidad de agua puede variar en función de lo pastoso que sea el tahini o de lo espesa que quieras la salsa. Echa primero 4 cucharadas, remueve y luego añade más hasta que esté a tu gusto. Nosotros le echamos 6.
    • Añade tus verduras preferidas.
    • El tamari o salsa de soja se puede sustituir por sal.
    • Puedes echar también otras hierbas frescas o secas.

    Pasta Con Champiñones. - Esta receta de pasta con champiñones es muy sencilla, cremosa y vegana. Está hecha con 9 ingredientes y en tan sólo 20 minutos. #vegano #singluten

    danzadefogones.com

    TOFU AGRIDULCE

    Tofu Agridulce. - Este tofu agridulce es la versión vegetal del popular cerdo agridulce de los restaurantes chinos. Es más sano y tiene menos grasa. #vegano #singluten #danzadefogones


    INGREDIENTES

    Para el tofu agridulce:
    • 2 cucharadas de tamari o salsa de soja
    • 1 cucharada de vinagre de manzana
    • 275 g de tofu firme (10 oz), troceado en dados
    • 6 cucharadas de maicena
    • Aceite de oliva virgen extra al gusto
    • 1 zanahoria grande
    • 1/2 pimiento verde
    • 1/2 pimiento rojo
    • 1/2 cebolla
    Para la salsa agridulce:
    • 4 cucharadas de azúcar de caña, coco o moreno
    • 2 cucharadas de tomate concentrado
    • 1 cucharada de vinagre de manzana
    • 1 cucharadita de tamari o salsa de soja
    • 6 cucharadas de agua (100 ml)
    • 2 cucharaditas de maicena

    INSTRUCCIONES

    1. Mezcla el tamari o salsa de soja y el vinagre de manzana en un bol y reserva.
    2. Marina los dados de tofu en la mezcla de tamari y vinagre durante al menos 5 minutos.
    3. Cuela el tofu y divídelo en tres tandas (aproximadamente). Mete 1/3 de los dados de tofu en una bolsa de congelación con 2 cucharadas de maicena en cada tanda y agita hasta que queden perfectamente rebozados. Repite esta operación con los otros 2/3 y añade más maicena si es necesario. También puedes rebozarlos echando los dados en un plato con 
    4. con maicena, pero la técnica de la bolsa es más fácil y queda más uniforme.
    5. Cocina el tofu en una sartén con muy poco aceite hasta que se dore por todos los lados. Échalo a un plato y reserva.
    6. Trocea las verduras en trozos grandes y cocínalas en la sartén con un poco de agua o aceite a fuego medio-alto hasta que se doren. Reserva.
    7. Para hacer la salsa agridulce echa en un cazo el azúcar, el tomate concentrado, el vinagre y el tamari o salsa de soja y remueve. Añade la maicena diluida en el agua, remueve de nuevo y cocina a fuego medio-alto hasta que la salsa espese, removiendo de vez en cuando.
    8. Mezcla el tofu, las verduras y la salsa en la sartén, remueve y cocina unos 5 minutos a fuego medio para que se integren los sabores. Sirve con un poco de sésamo por encima (opcional).
    9. Puedes guardar las sobras en un recipiente hermético en la nevera durante 4 ó 5 días.

    NOTAS

    • Hay recetas de cerdo agridulce que llevan piña, pero como en los restaurantes en los que yo lo comía antes de hacerme vegana no se la echaban, he preferido preparar la versión vegetal sin piña. Si quieres echarle, simplemente saltéala con las verduras y haz el resto de la receta igual.
    • Puedes usar las verduras, el vinagre o el endulzante que quieras.
    • La maicena se puede sustituir por cualquier otro almidón.
    • En vez del tomate concentrado, también puedes utilizar ketchup saludable o salsa de tomate.
    • La cantidad de sodio de la receta es inferior a la que figura en la información nutricional, ya que al marinar el tofu no llega a absorber todo el tamari o salsa de soja, salvo que lo dejemos varias horas.
    danzadefogones.com

    MICROONDAS Y SUS INCONVENIENTES.

    Resultado de imagen para microondas
    Los microondas calientan su comida al causar que resonen a frecuencias muy altas. Mientras esto puede calentar su comida efectivamente, también puede provocar cambios en la estructura química que puede provocar problemas de salud.
    Calentar la comida puede causar problemas por si mismo porque muchos micronutrientes son sensibles al calor y pueden ser destruidos en el proceso de calentamiento, pero cuando usted calienta la comida con microondas, tiene el problema adicional de la creación de frecuencias de energía potencialmente negativas que debilitan su comida, y posiblemente su cuerpo, una vez que la consuma.
    Esta es una de las posibles explicaciones de las siguientes observaciones:
    • Un estudio publicado en la edición de noviembre del 2003
    del Journal of Science of Food and Agriculture encontró que el
    brócoli “metido” en el microondas con un poco de agua
    perdió hasta el 99 por ciento de los químicos antioxidantes
    benéficos. En comparación, con el brócoli al vapor que
    perdió 11 por ciento o menos de sus antioxidantes.
    • La temperatura del horno de microondas puede llegar a ser
    extremadamente caliente, temperaturas suficientemente altas
    que puede causar quemaduras o acumulación de vapor que
    puede explotar—esto es especialmente riesgoso con los
    biberones. Además, calentar la leche materna en microondas
    puede hacer que pierda la habilidad que tiene para proteger
    contra enfermedades a su bebé.
    • Una demanda en 1991 involucró a una mujer que tuvo una
    cirugía de cadera y murió porque la sangre que se uso en su
    transfusión fue calentada en un microondas. La sangre es
    normalmente calentada antes de una transfusión, pero no en
    el microondas. La sangre calentada en el microondas fue la
    causa de su muerte.
    • Adicionalmente, cuando se calienta algo en el microondas,
    toxinas carcinógenas pueden ser filtradas de los platos de
    plástico o papel o de las tapas y mezclarse con su comida.

     Tome Control de su Salud
    Dr. Joe Mercola

    PISTO VEGANO


    Pisto


    INGREDIENTES

    • 1/2 patata
    • 1/2 calabacín
    • Aceite de oliva virgen extra al gusto
    • 2 dientes de ajo
    • 1/2 cebolla
    • 1/2 pimiento verde
    • 1/2 pimiento rojo
    • Sal marina al gusto
    • 1/2 taza de salsa de tomate (125 g)

    INSTRUCCIONES

    1. Yo cocino la patata y el calabacín cortados en dados al vapor durante unos 15 minutos, pero si quieres puedes cocerlos o freírlos aparte.
    2. En una sartén echa aceite al gusto y añade el resto de las verduras, troceadas.
    3. Sofríe durante unos 5 ó 10 minutos a fuego medio-alto y echa sal al gusto.
    4. Añade la patata, el calabacín y la salsa de tomate. Cocina durante unos 10 minutos más a fuego medio.

    ONSEJOS:

    • Puedes usar tus verduras preferidas, añadir otras como puerro, zanahoria o berenjena o eliminar las que no te gusten.
    • Si no te gusta el aceite de oliva o es muy caro en tu país, usa cualquier otro sin problema, siempre y cuando no sea un aceite refinado.
    • También puedes usar tomate natural fresco o en conserva en vez de salsa de tomate, aunque tendrás que cocinar el pisto durante más tiempo para que el tomate se haga bien.
    danzadefogones.com





















    VERDURAS Y TOFU AL HORNO CON QUINOA

    Verduras y tofu al horno para navidad - Verduras y tofu al horno con quinoa, un plato muy rico y bastante simple, ideal para ocasiones especiales o para darnos un homenaje.



    INGREDIENTES

    • 150 g de coles de Bruselas, cortadas por la mitad
    • 150 g de calabaza, troceada en dados grandes
    • 150 g de tofu firme, troceado en dados grandes
    • 4 cucharadas de piñones
    • Granada al gusto

    PARA EL ALIÑO:

    • 1 cucharada de sirope de arce
    • 1 cucharada de vinagre de manzana
    • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
    • 1 cucharada de salsa de soja o tamari
    • 1 cucharadita de maicena

    PARA LA QUINOA:

    • 1/2 taza de quinoa (85 g)
    • 1 taza de agua (250 ml)
    • 1 cucharada de salsa de soja

    INSTRUCCIONES

    1. Precalienta el horno a 180ºC ó 355ºF.
    2. En una bandeja de horno coloca las coles, la calabaza y el tofu.
    3. En un vaso o bol mezcla todos los ingredientes del aliño y échaselo a las verduras, remueve y hornea durante 45 minutos. Cada 15 minutos abre el horno y remueve para que la salsa no se quede abajo. Cuando le queden los últimos 15 minutos echa los piñones.
    4. Mientras, puedes cocinar la quinoa siguiendo las instrucciones que te damos mas abajo
    5. Cuando las verduras estén listas echa la quinoa y la granada, remueve y si quieres puedes echarle un chorrito de aceite o de zumo de limón, aunque no es necesario.

    INSTRUCCIONES para cocinar quinoa

    1. Lava la quinoa bien hasta que el agua salga transparente. Algunas quinoas ya vienen prelavadas, así que este paso no es necesario.
    2. En un cazo echa el agua y cuando rompa a hervir echa la salsa de soja o tamari, remueve y echa la quinoa.
    3. Deja que hierva unos 2 minutos, baja a fuego medio, tapa y cocina durante unos 10 ó 15 minutos (a mi me suele tardar unos 15) o hasta que haya absorbido todo el agua. Si el agua se acaba y sigue dura, echa un poco más.
    4. La quinoa está cocinada cuando está al dente (como la pasta) y el grano se vuelve transparente salvo por los bordes.
    5. Si vas a hacer grandes cantidades, deja que se enfríe antes de meterla en un recipiente y consérvala en la nevera.
    /danzadefogones.com/

    PAN SIN GLUTEN!!!!



    Pan sin Gluten - Para hacer este pan sin gluten sólo necesitas 4 ingredientes y es una receta increíblemente simple que cualquiera puede hacer. Es vegano, saciante y muy sabroso. #vegano #singluten #danzadefogones

    INGREDIENTES

    • 2 tazas de trigo sarraceno en grano (375 g)
    • 1 taza de agua (250 ml)
    • 1 cucharadita de sal
    • 1/2 taza de semillas de girasol (70 g), opcional

    INSTRUCCIONES

    1. Echa el trigo sarraceno en un bol o recipiente y añade abundante agua. Cúbrelo (nosotros le pusimos un paño) y deja reposar durante al menos 6 horas.
    2. Cuela y lava los granos de trigo sarraceno y échalos en un procesador de alimentos junto con el agua (1 taza ó 250 ml). Bate hasta que estén bien integrados. Si no tienes procesador de alimentos puedes usar una batidora de mano o de vaso, pero no batas demasiado.
    3. Echa la mezcla en un bol y déjalo reposar a temperatura ambiente cubierto (nosotros le pusimos un paño) durante al menos 12 horas. La masa tiene que aumentar de tamaño y se vuelve más densa, tiene una consistencia similar a una mousse y huele fuerte.
    4. Pasadas las 12 horas precalienta el horno a 180ºC o 350ºF.
    5. Añade la sal y las semillas de girasol enteras y remueve con ayuda de una cuchara hasta que se integren perfectamente.
    6. Echa la masa en un molde rectangular forrado con papel de horno.
    7. Hornea durante 1 hora y 15 minutos o hasta que el pan se dore.
    8. Sácalo del horno y del molde, pero sin retirar el papel de horno. Déjalo reposar al menos 30 minutos antes de quitarle el papel y de trocearlo.
    9. Nosotros lo servimos con mantequilla de cacahuete y mermelada de semillas chía.
    10. Este pan sin gluten aguanta unos 4 ó 5 días (es mejor guardarlo en la nevera cubierto o en un recipiente hermético). También se puede congelar en rodajas y tostarlo directamente sin descongelar.

    NOTAS

    • Receta inspirada en Nutriplanet y Las María Cocinillas.
    • Nosotros usamos este molde de 23×13 cm (9×5 pulgadas).
    • El pan está pensado para hacerse con trigo sarraceno en grano y no se puede sustituir por harina de trigo sarraceno o por otras harinas.
    • Utilizar las semillas que quieras.
    • También puedes añadir otros ingredientes como tomates secos, frutos secos o hierbas.
    • Si el pan no os sale, es posible que no haya fermentado bien. Probad a dejarlo 24 horas o en un sitio más cálido. Otra opción es que necesite más tiempo de horneado.
    danzadefogones.com

    ZAPALLO RELLENO


    Resultado de imagen para zapallo relleno al horno


    INGREDIENTES
    ½ Zapallo, 2 cebollas, 4 dientes de ajos, 1 choclo, 100grs. Queso mantecoso, 1 tomate fresco, ½ pimiento rojo, especias variadas a gusto.


    PREPARACION
    Se lava el zapallo y se limpia luego se hierve sin que termine de hacerse, junto al choclo. Se prepara la salsa, friendo la cebolla picada y los dientes de ajos hasta que se doren, se agrega el tomate también picado, luego se desgrana el choclo una vez hervido y se agrega a la salsa, el zapallo cocido se ahueca a manera de bols y lo extraído se agrega a la salsa hasta que se macere.

    Se enciende el horno y mientras se hecha todo el relleno en el zapallo ahuecado, por arriba se le  coloca el queso mantecoso, se agrega el pimiento rojo cortado en lonchas y un poco de orègano. Y listo para el horno.